A Fondo Jalisco
Image default
Horacio Villaseñor Manzanedo La Aldea

Sean serios, gobernar es cosa seria

Horacio Villaseñor Manzanedo*

Creer que la burocracia es negativa, es ignorante, desconocimiento del tema. El modelo burocrático propuesto por Max Weber hace más de cien años, es teóricamente impecable, pero en manos de directivos públicos sin preparación ni experiencia es nada, el modelo no funciona o funciona muy mal. Un gobierno que no garantiza seguridad jurídica a la población es un gobierno inútil, un gobierno que no tiene razón de ser y para ello no hay mejor modelo que el propuesto por Weber, sabemos que la clave para lograr países con calidad de vida depende de la calidad de las instituciones gubernamentales y que ellas dependen de la calidad de sus directivos públicos, de allí que, en México, todo está mal. Por otra parte, el modelo gerencial o la nueva gestión pública que por cierto hoy ya no es tan nueva surgió para tratar de lograr que la burocracia funcionara, tratando de hacerla efectiva, pero sin saber realmente cual era el problema real. Creer que las administraciones privadas son mejores es otro error, para crear valor público las administraciones privadas no sirven, aunque algunas técnicas sí pueden ser útiles para mejorar algunos servicios provisional o emergentemente, para soluciones de corto plazo, en tanto la administración pública resuelve lo necesario para prestar el servicio directamente. Sí existen administraciones púbicas efectivas, eficaces, eficientes e innovadoras, pero no son las mexicanas. El verdadero problema es el modelo clientelar, político, sindical o corporativo, el cual es resultado de la ignorancia, hipocresía y ambición de la sociedad salvaje que llega al poder público, sin capacidad para ofrecer soluciones. Su ignorancia no les permite ver la confusión entre burocracia y gerencia. Weber creo el modelo burocrático para contener el modelo clientelar, pero al avanzar el gerencial, el dañino modelo clientelar, creció y todo está peor hoy, el clientelismo político es la causa de toda la podredumbre gubernamental existente. Lo que en realidad falta, son expertos en burocracia, entendida como expertos en los procesos gubernamentales, lo que permitiría garantizar el interés general y la justicia efectiva, cosa que jamás podrá lograr los conocidos, afectos o familiares de alguien que por desgracia gana una elección y no le entiende al tema del gobierno y la administración pública. La utilización del modelo clientelar, puede que no se aplique siempre de mala fe, pero la ignorancia nunca permitirá ver la realidad. Ninguno de los actuales partidos políticos podrá hacer que la función pública funcione, porque en el mejor de los casos no saben cómo hacerlo, no entienden ni comprenden el interés general. El modelo burocrático no debe ser desechado, sino entendido y fortalecido aprovechando lo que sí le sirve del gerencial, en cambio el clientelismo político ya es insoportable, la llegada de tanto directivo público tarado pudrió la gobernación. Así mismo, la gobernanza, se ha vuelto otra vacilada, porque si la administración pública tradicional no funciona el modelo de gobernanza tampoco lo hará. ¿Hacer todo entre todos? ¿Quién pone orden, quién timonea? ¿Todos? Seamos serios, gobernar es cosa seria, los gobernantes de ahora, solo dicen y hacen tonterías y el ridículo. Ni hablar.

Temas relacionados

Con tanto tonto, jamás habrá valor público

Horacio Villaseñor

Opinión•Guadalajara en 2022, no mejorará nada

Horacio Villaseñor

Opinión• El “rollo” de la reconstrucción del tejido social, desde el gobierno, es eso, puro rollo

Horacio Villaseñor

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies