!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Por cuarto día consecutivo en la entidad no se reportan fallecimientos.
-Se han confirmado casos en 23 municipios jaliscienses.

La Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) notificó once casos nuevos de COVID-19, para llegar a un acumulado de 176 personas que han desarrollado los síntomas de esta enfermedad en el Estado. Estos casos están ya registrados en la plataforma del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

Por cuarto día consecutivo en Jalisco no se reportan fallecimientos. Hasta la fecha se  han confirmado en la entidad once defunciones por la infección que produce el nuevo coronavirus SAR-CoV2. Los once decesos, por municipio de residencia, corresponden a Guadalajara (1), Zapopan (1), Tomatlán (1), El Grullo (1), Tonalá (1), Acatic (1), Puerto Vallarta (3) y Tequila (1).

Hasta este miércoles un total 39 personas han requerido hospitalización por COVID-19, de los cuales catorce se han dado de alta por mejoría, once por defunción, un egreso voluntario y trece se encuentran internas en hospitales públicos y privados.

De los pacientes que se encuentran hospitalizados, este día se reportaban en condición estable (seis), graves (seis) y muy grave (uno).

A través de su Unidad de Epidemiología, la SSJ ha estudiado hasta el momento pacientes sospechosos en 98 municipios del Estado, confirmándose contagios –con prueba avalada por el Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos- en 23 territorios municipales. No hay nuevos municipios con casos confirmados en la plataforma nacional.

Zapopan y Guadalajara concentran la mayor parte de los casos confirmados. Fuera de esta zona metropolitana Puerto Vallarta tiene la mayoría de contagios, seguido de Cuautla, Tomatlán, Tecolotlán, Tlajomulco de Zúñiga, Ameca, Yahualica, San Julián, Lagos de Moreno, Tonalá, San Juan de los Lagos, El Grullo, Acatic, Tlaquepaque, Tuxpan, Tequila, Jamay, San Martín Hidalgo, Cocula, Ocotlán y Tizapán el Alto.

La SSJ ha descartado 2,438 contagios, al resultar negativos a COVID-19 y tiene al momento un registro de 565 casos sospechosos.

El 78 por ciento de los 176 casos confirmados se han manejado con aislamiento en su domicilio por presentar síntomas leves; mientras que 22 por ciento han requerido hospitalización. Seis de cada diez personas con la enfermedad son del género masculino; mientras que el grupo de edad más afectado es el de 65 años y más con 15 por ciento.

PERSONAL DE SALUD
La SSJ ha confirmado hasta el momento siete casos de COVID-19 entre personal de salud, cuyo contagio está asociado a la atención prestada en unidades médicas; estos casos se registraron en el municipio de Puerto Vallarta.

Al respecto, desde la semana pasada la dependencia reforzó la vigilancia y aplicación de protocolo de ingreso y salidas en unidades médicas (filtros); la limpieza y exhaustivos de las áreas; la capacitación en el uso adecuado del equipo de protección personal; así como el apego al uso y disposición de ropa de trabajo del personal de salud. En suma se están supervisando la correcta observancia de todos los lineamientos federales y estándares internacionales.

De la misma manera, se tienen identificados y bajo aislamiento domiciliario a los contactos de riesgo.

QUÉDATE EN CASA
La SSJ agradece a quienes se han sumado a la estrategia “Quédate en Casa”. Al limitar la movilidad de las personas, se logrará reducir la velocidad de contagios, de muertes y del impacto de la pandemia en nuestro Estado.

Para más información de COVID-19 y otros detalles sobre el panorama de esta enfermedad en Jalisco consultar el sitio coronavirus.jalisco.gob.mx.

Para dudas y reportes de casos sospechosos favor de comunicarse a los Call Center a su disposición. En caso necesario se les dará cita para una prueba segura en algunos de los centros de toma de muestra.

Línea COVID Call Center del Gobierno de Jalisco: 33 3823 3220
Call Center de la Universidad de Guadalajara: 33 3540 3001

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coyuntura

Seguridad y Defensa-Prioridad a la seguridad pública

Avatar

Publicado

el

La decisión presidencial de ordenar a las fuerzas armadas a participar en labores de seguridad es congruente con la estrategia de seguridad pública inmersa en la doctrina de seguridad interior: mantener la estabilidad de seguridad en la república ante el aumento en la exposición mediática de los cárteles del crimen organizado y los indicios de una nueva fase de guerra entre ellos.

La participación militar no es nueva, se basa en las fracciones VI y VII constitucionales que permite al presidente movilizar al ejército en nombre de la seguridad interior y apoyarán a la Guardia Nacional ahora agobiada por migración y el coronavirus.

El decreto del lunes 11 de mayo señala dos instrucciones muy precisas para los militares que no existieron en los sexenios de Felipe Calderón ni Enrique Peña Nieto en que se usaron militares en labores de seguridad pública: derechos humanos y sobre todo ahora la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza. El ejército, inclusive, cuenta con una muy activa Dirección General de Derechos Humanos que atiende quejas de presuntas víctimas y las resuelve antes de llegar a la CNDH.

El ejército mexicano se ha ido profesionalizando en materias de seguridad. Si su papel natural es el de defender la soberanía territorial fronteriza ante presuntos riesgos de invasiones de ejércitos extranjeros, el alejamiento de esta posibilidad permite a las fuerzas armadas colaborar en otras actividades, entre ellas la de asistencia a la población civil en casos de desastre y ahora una variante del Plan DN-III para atender daños civiles del coronavirus.

Las labores militares en seguridad, iniciadas el 11 de diciembre de 2006, fue de colaboración con las fuerzas regulares de seguridad pública, pero ante un deterioro de la calidad política en equipamiento, entrenamiento y capacidad de choques con los cárteles y también de corrupción por complicidades con los grupos delictivos.

En este sentido, no puede desligarse la reciente decisión presidencial de instruir a las fuerzas armadas a apoyar a la seguridad ante la lentitud en la capacitación de la Guardia Nacional de las revelaciones en los EE. UU. de presuntas complicidades del secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Calderón 2006-2012, Genaro García Luna y con la policía federal en el sexenio de Peña Nieto, con jefes formados por García Luna.

La construcción de la Guardia Nacional no ha terminado, además de que no se preveía fácil hacerlo. Apenas tiene un año de formalizada y se requieren, como mínimo, cinco años.

Por ello, el decreto presidencial de ordenar a las fueras armadas apoyar de manera más intensa la seguridad pública no significa ningún paso a la militarización de la seguridad pública, porque las fuerzas armadas se rigen por las leyes civiles, el fuero militar ya no existe y el congreso tiene facultades para supervisar resultados, además de que sigue operando la CNDH para encauzar quejas y realizar investigaciones.

La presencia militar en labores de seguridad pública fue un mensaje enviado a los cárteles del crimen organizado, no a la sociedad. A nivel de autoridades de seguridad ha sido más recibido el mensaje que ha mostrado a miembros del crimen organizado conviviendo con sectores sociales en poblaciones rurales.

Al final, las fuerzas armadas son las garantes de que la soberanía dentro de la república sea de las instituciones y no de los delincuentes.

 

Ley de la Omertá

La crisis de seguridad estalló en México desde 1984, pero se posicionó del escenario nacional en diciembre de 2006 cuando el presidente Calderón lanzó a las fuerzas armadas a capturar y diezmar a los cárteles del narcotráfico. Sin embargo, la literatura realista y de ficción se ha ido atrasando en la cobertura de esos temas. Las series de ficción de capos son leídas por el auditorio como si fueran reportajes por la mención de personajes reales, pero en el fondo mezclan fechas, perfiles y situaciones que confunden a las audiencias.

La serie El Chapo, por ejemplo, usan situaciones reales, les pone nombres falsos y deja en el imaginario colectivo la idea de que así fueron los hechos reales. Por eso cuando dicen sin pruebas que Calderón se reunió con capos para dar instrucciones, la gente se queda con la impresión de que así fueron las cosas, cuando en la realidad no hubiera sido posible, logísticamente hablando, que se hubieran dado esas reuniones. De ser cierta la versión y tendría que probarse a fondo, algún presidente usaría intermediarios que diluyeran su participación.

Las series de ficción están alimentando pasiones colectivas sobre el mundo del crimen. En cambio, se ha carecido de investigaciones periodísticas para reportajes en forma de libro sobre los cárteles, los capos, sus operaciones, sus formas de operar. De El Chapo se han publicado más libros sobre su juicio que investigaciones biográficas sobre su configuración como jefe criminal. De casos similares se recuerda aquel gran reportaje-libro basado en las técnicas del nuevo periodismo de Gay Talese titulado Honrarás a tu padre, que cuenta el ascenso de Joe Bonanno como gran jefe mafioso en Nueva York.

La generación de los grandes capos del crimen organizado comenzó con Miguel Angel Félix Gallardo, alias El Padrino, venero de los que llegaron después. Félix está preso desde 1989, hace treinta y un años y no se sabe que dirija nada desde la prisión, aunque su nombre y figura ha aparecido en series de televisión.

 

Zona Zero

  • Las autoridades de seguridad se están preparando para el regreso a la actividad productiva en menos un mes o poco más, a fin de que los desempleados no se dediquen a la delincuencia. Los delitos al menudeo habían escalado posiciones al comenzar el año, con las justificaciones de que no había empleo y había que buscar dinero en alguna parte. Y entre ellos, los asaltos a transeúntes y sobre todo negocios pequeños que no pueden pagar seguridad.

El autor es director del Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.

seguridadydefensa@gmail.com

www.seguridadydefensa.mx

@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Coyuntura

Nueva derrota de Enrique Alfaro; lo meten a tobogán colonos de Miramar que protestaban por morgue

Avatar

Publicado

el

El gobernador de Jalisco Enrique Alfaro es un hombre que tiene todo el control de su administración. Eso es de gran mérito, pero se equivoca porque tiene una visión patrimonialista total y Jalisco no es suyo, ni él es monarca, ni somos lacayos.

El mandatario ya subió por su gusto al tobogán de retiro de cargo y lo hizo antes de tiempo porque apenas transcurre su segundo año de gobierno. La derrota que le propinaron los colonos de Miramar es un parteaguas muy significativo.

Este miércoles 6 de abril Mural presentó esta gran derrota así: Ante la inconformidad de vecinos de la Colonia Miramar, el Gobierno de Jalisco dio marcha atrás al proyecto de reconversión del Hospital de Cancerología para almacenar ahí cuerpos de personas que fallecieron por coronavirus (Covid-19).

“Hemos trazado una ruta para resolver este asunto de otra manera, lo digo para que no quede duda: no se va a hacer la obra de adecuación para poder habilitar este espacio para el manejo de los cuerpos durante la crisis sanitaria”, dijo el Gobernador Enrique Alfaro a través de un video en redes sociales”.

O en esa orden alocada, sin pies ni cabeza había la urgencia por hacer negocios o fue una ocurrencia de las muchas que se le están viendo.

A Fondo lo dijo: esa obra no pasará y no pasó porque las broncas huelen mucho, y hacen ruido. Esa obra apestaba a conflicto y venía en escandalera. El tobogán ya es el camino que siguió el gobernador Alfaro y si se lo aceitan bajará más rápido, todo por confundir un gobierno efímero con una empresa propia.

Seguir leyendo...

Coyuntura

A vuelapluma: Cuestionar al poder

Avatar

Publicado

el


Por Renato Consuegra (*)

A propósito del Día Mundial de la Libertad de Prensa

Cada día circulan en los medios y redes sociales frases como “se equivoca presidente” o “le falta capacidad” o “ya no sabe qué hacer”, entre muchas otras que desestiman totalmente lo que Andrés Manuel López Obrador realiza cotidianamente desde el púlpito mañanero, casi siempre precedido de una rabieta por la forma como los representantes de la prensa tratan sus acciones. Sin embargo, el hoy presidente sabe lo que hace, lo hace con plena convicción y si lo indigestan las críticas, es porque cada día que pasa, es un día menos para poder lograr el gobierno que tuvo pensado encabezar desde que se fijó la idea de ir tras la presidencia de la República.

La polarización fue su mejor herramienta para llegar al poder; la mentira su mejor arma y los medios informativos, a pesar de todas sus descalificaciones actuales hacia ellos, fueron sus principales aliados para extender sus mensajes a toda la Nación. Sólo que no contó con que, una vez logrado su cometido de llegar a Palacio Nacional, a diferencia de la polarización y la mentira sobre las que tiene control total porque emanan de su propia boca, la prensa ha seguidorealizando su mejor papel, cuestionando las irregularidades del poder.

López Obrador sabe muy bien que fueron los medios informativos quienes lo dieron a conocer a nivel nacional, cuando emprendió su primera marcha al Zócalo de la Ciudad de México con los barrenderos de Villahermosa, Tabasco,encabezados por Aquiles Magaña, donde no sólo logró exposición mediática, sino también obtuvo recursos económicos entregados por la regencia de Manuel Camacho, para irse de la ciudad y permitir un desfile del 16 de septiembre. Al año siguiente volvió, ahora con su llamado “éxodo por la democracia” para protestar por un presunto fraude electoral en Cárdenas, Nacajuca y Macuspana, Tabasco, con los mismos resultados finales en su negociación con Manuel Camacho.

Más adelante, su cierre de los pozos petroleros y una nueva marcha al Zócalo de la Ciudad de México, para reclamar por el “fraude electoral” de Roberto Madrazo, fueron cobijados por los medios informativos, y el asunto terminó con las cajas de las “evidencias” que le fueron entregadas por el entonces secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma, y lo convirtieron en figura política nacional.

Fueron también los medios informativos —como Reforma, El Financiero, El Universal, Televisa y casi todos a nivel nacional— quienes a lo largo de los últimos 26 años que tiene como referencia la actividad política nacional de López, han puesto en los ojos y oídos de la opinión pública nacional la gran cantidad de fraudes, corrupción, contubernios, conflictos de interés y demás hechos realizados por los distintos gobiernos de México y los estados contra el patrimonio nacional y los derechos públicos, sociales y humanos de los mexicanos.

Por los medios informativos y sus principales líderes de opinión a quienes hoy también señala como parte de los “malos” que están contra su gobierno, López Obrador no habría tenido ni los argumentos ni el crédito a la palabra de una gran parte de los mexicanos que votaron por él, puesto que le ayudaron a “sembrar” su mensaje y llegar a la presidencia de la República.

Y tan sabe de la gran importancia de los medios informativos que en su desesperación —porque día tras día es más cuestionado y ha sido expuesto en sus verdades a medias y mentiras completas, al grado de perder el amplio respaldo de la población porque ya lo perciben como realmente es—, desde el pasado viernes 24 de marzo incluyó una rueda de prensa más para dar a conocer el estado de la Economía con la secretaria Graciela Márquez Colín y elmiércoles 29 anunció un encuentro más con la prensa en Palacio Nacional, que se suma a su mañanera y a la del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, que es ahora de la Secretaría del Bienestar, para informar sobre el estado de los créditos a las micro y pequeñas empresas.

Y al paso que vamos, si las cosas siguen en picada para su gobierno, no será extraño que acumule más horas de interacción con los medios informativos serios que siguen y seguirán siendo un factor importante en la vida pública del país, porque no los ha podido aniquilar. Por este motivo, se ha negado a transmitir sus mañaneras de forma virtual, porque sus propagandistas en las redes sociales carecen tanto del oficio periodístico como de la infraestructura para llegar a las grandes audiencias.

De tal forma que López Obrador tendrá que convivir con los medios informativos quienes, junto con los abusos de los anteriores gobernantes, lo llevaron la presidencia de la República, y que, al realizar su oficio de cuestionar al poder, también pueden ayudar a bajarlo de ella en 2022. López Obrador lo sabe muy bien y sabe que cada día que pasa, si no logra afianzar su proyecto de acaparar el poder de forma autoritaria como lo viene realizando, perderá todo por lo que luchó desde hace 26 años.

E-mail: renatoconsuegra@yahoo.com.mx

Twitter: @renatoconsuegra

(*) Renato Consuegra es periodista, ganador del X Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí que entrega la agencia cubana Prensa Latina y director de www.difunet.mx

 

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia